Usted es el Visitante Nro 4178082
Abril 2019

Mensaje del Presidente

Editorial: Walter Burzaco

Cuanto mayor tiempo tenga un servicio TIC en el mercado, más cargado estará de obligaciones. La TV por suscripción y sus servicios complementarios pagan gravámenes específicos, como derechos autorales, tasas del ENaCom, ingresos brutos en las provincias, tasas municipales; y también los genéricos, como ganancias, IVA y aportes a la seguridad social. Asimismo, estará abrumado por obligaciones burocráticas, como informes varios que requiere el ENaCom, regulaciones provinciales y las que exigen los municipios en materia de espacio público o seguridad e higiene.


Mientras, servicios como los OTT y otros genéricamente llamados ‘redes sociales’ ingresan al mismo mercado y suelen pasar desapercibidos, pero no para nosotros. En un primer momento las autoridades tenían dudas si se trataba de servicios complementarios o sustitutivos, pero hoy en día con el avance de Facebook en materia de contenidos deportivos –nada menos que en la copa Libertadores de América−, está bien claro de que sustituyen nuestras actividades. Son una competencia plena que reemplaza a la distribución de las plataformas de TV, y no un mero complemento.


Otro aspecto que los define, es que transitan gratuitamente por nuestra infraestructura de redes, con la bandera de ser garantes del acceso a la información, lo cual es una ficción que en realidad implica importantes erogaciones para nosotros. Son empresas poderosísimas que tienen el mayor valor de mercado en el mundo entero.


Además del caso de Facebook, tenemos otra demostración del avance de estos colosos, porque el principal accionista de Amazon ha comprado el diario Washington Post. Estas incursiones no los establece como editores, porque su participación en el mercado de medios persigue el objetivo de aumentar aún más la cotización de sus acciones en los mercados financieros mundiales.


Observando el desarrollo de este fenómeno, nos toca peticionar ante las autoridades. Pretendemos que quienes están dedicados a regular el mercado de los medios de comunicación tomen debida cuenta de lo que estamos describiendo. No necesariamente con el interés específico de que estos competidores sean abarrotados de impuestos y obligaciones burocráticas, sino para que se establezcan reglas equilibradas entre competidores.


Los operadores asociados a la ATVC necesitan ser liberados de las cargas monetarias y burocráticas que padecemos, y que nos ponen en desventaja. No podemos competir con semejante desigualdad. No podemos pelear con las manos atadas.


En poco tiempo, quienes hoy sustituyen nuestros servicios comenzarán a extinguir a los operadores más débiles, como los Cables PyMes del interior, y cuando eso comience a ocurrir se irán extinguiendo las redes en condiciones de soportar el tráfico de datos que imponen los OTT y demás portales. De a poco irá desapareciendo el ecosistema TIC, y entonces será muy tarde para tomar decisiones regulatorias.


Los operadores que venimos trabajando desde hace años y que hemos invertido en el país, necesitamos una enorme reforma regulatoria que nos deje las manos libres para enfrentar a la competencia. Estamos ante la necesidad de una simplificación burocrática e impositiva. No puede ser que se nos regule como dominantes y se nos recargue de impuestos, tasas y otras cargas, cuando estamos siendo sustituidos por otros servicios. Necesitamos un campo de juego nivelado para que, en la medida que sigan ingresando nuevos servicios, no seamos castigados por estar hace tiempo produciendo contenidos locales y nacionales, y brindado entretenimiento, información y acceso a los ciudadanos de todas las localidades argentinas.